Sentir tristeza tras el sexo

tristeza tras el sexo - sexologos barcelonaSentir tristeza tras el sexo es un síndrome llamado disforia postcoital, según el cual las personas, después de haber mantenido relaciones sexuales, sienten una gran pena y experimentan un bajón emocional.

Independientemente de cómo hayan transcurrido dichas relaciones sexuales, quienes padecen este síndrome son invadidos por una gran melancolía, angustia y malestar. De hecho, se trata de un estado de bajón emocional que es más común y frecuente de lo que pensamos. Le puede ocurrir a cualquier persona y se convierte en un síndrome cuando comienza a ocurrir de forma habitual.

Cuando padecemos esta tristeza tras el sexo experimentamos una sensación de vacío muy parecida a la depresión. Sin embargo, no debemos confundirla con ésta. 

Tristeza tras el sexo: ¿en qué se diferencia de la depresión?

La angustia que siente la persona es completamente real aunque no haya un motivo aparente que la provoque. La persona experimenta un cuadro de angustia, tristeza y depresión después del coito o masturbación. De hecho, algunos de los síntomas que se manifiestan son emociones o sensaciones de vacío, malhumor, ansiedad, arrepentimiento, irritabilidad, etc. Por lo tanto, algo que debería ser placentero y que produce satisfacción, es vivido con gran malestar, culpabilidad e incluso temor y vergüenza.

La disforia postcoital, aunque trate de una disminución del estado de ánimo, se produce de manera puntual tras el orgasmo. Es decir, se trata de un desánimo que no permanece en el tiempo y no afecta a otras áreas de la vida.

Es importante recalcar en este punto la diferencia entre la disforia postcoital y la depresión. Su característica más diferenciadora es que la primera se da solamente después de mantener relaciones íntimas, como algo puntual. Esos sentimientos de desazón pueden durar desde unos minutos, hasta horas o algunos días después de la relación sexual. Sin embargo, sufrir este malestar no implica tener depresión. De hecho, es posible que en el resto de las áreas de la vida no se padezca ningún problema emocional o psicológico.

¿Cuáles son las causas de este síndrome?

tristeza tras el sexo - sexologos barcelonaExisten muchas causas que se han expuesto ante la aparición del síndrome de disforia postcoital. Algunas teorías afirman que podría tratarse de algo biológico debido, por ejemplo, a cambios hormonales que se producen en el orgasmo o a una reactivación intensa de la amígdala. Sin embargo, también puede llevar consigo un componente emocional relacionado con la pareja. Por ejemplo: la existencia de expectativas muy elevadas, que la relación se sustenta sólo por el sexo, que haya habido una separación o sospechas de infidelidad, que se mantengan relaciones por compromiso, etc.

Otras explicaciones giran entorno al hecho de que la relación sexual puede que solo satisfaga a nuestra parte biológica y no a la parte afectiva o emocional. Y sí, es posible sentir placer a nivel biológico y al mismo tiempo sentir angustia o un bajón emocional.

Está demostrado que algunas personas suelen tener sentimientos contradictorios según determinados contextos en los que el sexo puede no estar ligado al gozo o el placer. Por ejemplo: según la educación recibida, la cultura, la religión o los mandatos sociales. Del mismo modo, la disforia postcoital puede aparecer cuando la persona que la padece ha sufrido algún trauma o abuso sexual que genere una asociación emocional negativa con el sexo.

tristeza tras el sexo - sexologos barcelona¿Se puede tratar o revertir?

Sí, la disforia postcoital es algo a lo que podemos ponerle remedio. Es decir, podemos poner en práctica ciertas medidas para no ser invadidos por la tristeza después de un encuentro sexual.  Para ello, será conveniente pedir ayuda a un especialista y que se realice una valoración. De esta forma se podrá discernir si se trata de algo psicológico o emocional, para luego plantear un tratamiento.

Algunos consejos que podrían ser útiles cuando se siente cierta tristeza tras el sexo son:

    • Conversar tranquilamente con nuestra pareja para no ser dominados por pensamientos negativos.
    • Mantener el contacto físico luego del acto sexual, mediante las caricias, besos, abrazos y las muestras de afecto.
    • Dormir un momento abrazados porque eso transmite la sensación de ser queridos, de sentirse protegido y también fortalece la autoestima, etc.

Y por último, si esa angustia es algo puntual, no preocuparnos demasiado por ello. Pero si se trata de algo recurrente, lo mejor será acudir a un especialista.


Si tienes cualquier consulta, llámanos: +34 91 771 02 36 | +34 93 217 67 94. 
Nota: Todos los tratamientos pueden hacerse por videollamada, estés donde estés.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies