Inapetencia sexual: ¡Hoy no! Me duele la cabeza

sexologo barcelonaLo primero de todo, ¿qué es la inapetencia sexual?

La inapetencia sexual, tal y como indica su nombre, es la falta de ganas o de deseo por mantener relaciones sexuales. Se trata de una falta de deseo sexual que, por su parte, comprende un impulso tanto fisiológico y orgánico, como psicológico y emocional por tener sexo y conseguir placer con ello. Por lo tanto, es una avidez que incita al contacto físico y sexual. Inapetencia sexual y falta de deseo sexual son sinónimos.

En el día a día, hay muchos aspectos que pueden influir negativamente en el apetito sexual. Muchos estudios han demostrado que la libido puede oscilar según: el nivel de estrés, las prisas diarias, las preocupaciones, la ansiedad, ciertas enfermedades, los conflictos con nuestra pareja, el cansancio físico o mental, etc.

Deseo sexual y pasión, ¿están relacionados?

La llama de la pasión…

Deseo sexual y pasión son de la misma familia. Ya que la pasión en el plano de lo sexual, puede ser entendida como ese deseo irrefrenable a estar en intimidad con otra persona y las ganas de mantener relaciones sexuales. Es una avidez que se suele asociar más con lo emocional, pero también va de la mano de la excitación fisiológica. Por eso, muchas veces se habla de “mantener viva la llama de la pasión” y esto no es ni más ni menos que mantener activa la libido, el deseo sexual y la búsqueda de placer.

deseo sexual - sexologo barcelonaSomos seres sexuales por naturaleza, pero aun así, el deseo sexual no aparece de la nada.

Si deseamos algo es porque conseguirlo nos provoca placer. Sino de lo contrario, muy probablemente no lo desearíamos. Con la apetencia sexual sucede lo mismo, está motivada por la búsqueda del placer. Y para fomentarla es importante conectar con el propio cuerpo, conocerse a uno mismo. Y descubrir exactamente qué estímulos son los que provocan más placer.

Cuando hay un bajo apetito sexual que se prolonga en el tiempo y no se halla ninguna solución para revertir esa inapetencia, entonces podría tratarse de una disfunción o trastorno de deseo sexual inhibido. En general, las personas que lo padecen sienten un gran malestar y les afecta, no solo a sus relaciones sexuales y a la relación de pareja, sino al resto de áreas de la vida.

¿Qué sucede cuando hay inapetencia sexual?

Cuando se padece bajo apetito sexual, el interés por el sexo es escaso o casi nulo.

En este sentido, lo más probable es que la persona que padece bajo deseo sexual intente evitar por todos los medios cualquier contacto o encuentro sexual. Al mismo tiempo, genera ciertas emociones negativas como la culpa, el miedo, la vergüenza, etc. Impide y afecta directamente a la capacidad de dejarse llevar durante la relación íntima. Y, con el tiempo, termina afectando también a la autoestima, tanto de quien lo padece como de quien no se siente deseado.

deseo sexual - sexologo barcelonaCuando se trata de atracción sexual, el físico no lo es todo.

La apariencia física puede activar la atracción sexual, pero no es lo único. La atracción sexual hace referencia a la capacidad de poder despertar en alguien un interés de tipo erótico y sexual.

Por lo tanto, el aspecto físico, al igual que la higiene, los gestos, la forma de hablar o desenvolverse, la personalidad, la inteligencia, la confianza en uno mismo, la extroversión, etc., son algunos de los muchos factores que pueden convertir a una persona en deseable o provocar atracción sexual en otras personas. Sin embargo, no hay que olvidar que en esas variables siempre interviene también la cultura y la forma de entender la belleza que tenga casa sociedad.

Marte y Venus: similitudes y diferencias del deseo en hombres y mujeres

Los hombres suelen tener más deseo sexual en la pubertad. Y las mujeres, en la edad adulta.

inapetencia sexual - sexologo barcelonaLas hormonas que activan el deseo sexual son la testosterona, los estrógenos y la progesterona. En los hombres, al testosterona es más elevada, aunque las mujeres suelen ser más sensibles a ella. Sin embargo, es importante destacar que la apetencia sexual está influenciada por muchos otros factores, tanto en hombres como en mujeres. Algunos de esos factores pueden ser: el factor psicológico, la educación, los hábitos alimentarios, la cultura, las emociones, el estilo de vida, etc. 

Además, no hay que olvidar que el cuerpo sufre transformaciones y pasa por enfermedades a lo largo de toda la vida. Lo que hace que la sexualidad pueda vivirse de maneras completamente diferentes según las circunstancias de cada uno, e independientemente del género. Por ejemplo, en el caso de la mujer, con la menopausia o después de un parto, el cuerpo genera menor cantidad de testosterona.

Al mismo tiempo, hay que tener presente que la alimentación, el estrés, las preocupaciones, seguir un tratamiento médico, el ciclo menstrual, el embarazo, los hijos, etc., también intervienen en la intensidad del deseo sexual.

La sexualidad puede estar presente durante toda la vida. Y si se experimenta deseo sexual es posible seguir disfrutando de una sexualidad placentera sin importar la edad.

¿El deseo sexual se puede educar o entrenar?

Sí, de hecho una mala educación sexual suele ser uno de los factores que más influyen en la inhibición del deseo sexual.

No hay que olvidar que en muchas sociedades hablar abiertamente del sexo sigue siendo un tema tabú. Sigue existiendo cierta presión social y educacional para entenderlo como algo malo. En este sentido, se suele educar a los jóvenes más sobre aquellos temas que tienen “que temer”, como son las infecciones sexuales, antes que educarlos acerca de la importancia del deseo sexual para vivir la sexualidad de forma plena y saludable.

sexologo barcelonaSe debe tener en cuenta también que la libido o el apetito sexual es algo que puede variar a lo largo de la vida.

Por ejemplo, el deseo en la fase de enamoramiento no va ser el mismo que cuando se tiene una relación de muchos años. El interés, las fantasías y los pensamientos eróticos pueden disminuir. Por lo tanto, para que el deseo no se agote es importante dedicarle tiempo. Es crucial hablar del tema, buscar espacios, momentos y situaciones que propicien la intimidad y mantener la buena comunicación con la pareja.

Que haya deseo sexual y relaciones sexuales es algo importante en todas las parejas. Así como mantener viva la pasión, ayudar a mantener en vínculo, fomentar la intimidad y la unión en la relación. Es decir, la libido es un ingrediente esencial más para que la relación sea plena y exista complicidad en la pareja.

En el caso de experimentar baja libido o falta de apetito sexual…

Es importante saber que es algo que tiene solución. Lo principal es conocer el origen de esa inapetencia sexual. Es decir, asegurarse si se trata de algo orgánico, físico o psicológico. Y, por supuesto, reconocer que existe un problema, hablarlo con la pareja y buscar juntos la manera de solucionarlo.

Es cierto que existen parejas que no necesitan del sexo para que la relación funcione. Lo que está claro es que ambos tienen que estar en la misma sintonía para que no aparezca el fantasma de la insatisfacción, el distanciamiento o los conflictos causados por desacuerdos en el plano de lo sexual.

 

Autor: Equipo Clínico Instituto Barcelona de Sexología

Si tienes cualquier consulta, llámanos: +34 91 771 02 36 | +34 93 217 67 94. 
Nota: Todos los tratamientos pueden hacerse por videollamada, estés donde estés.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×